Terapia Miofascial

El sistema miofascial es el tejido conectivo que envuelve y otorga protección a músculos, huesos, órganos, arterias y nervios. Está formado por fibras de colágeno y elastina organizados como una red superfuerte pero, a la vez, extremadamente flexible.

Es el encargado de facilitar la movilidad y la elasticidad de los tejidos musculares y de la correcta circulación celular. Además, protege los tejidos de posibles impactos o lesiones y envía información al sistema nervioso central acerca de la posición, movimiento y estado corporal.

La fascia, además de funcionar como sostén, suspensión y soporte, también actúa a nivel bioquímico interviniendo en aspectos nutricionales, hemodinámicos y cicatrizantes.

El sistema miofascial puede verse alterado o dañado por diversas razones como cirugías, traumatismos, inflamación, traumas emocionales, malas posturas, inmovilizaciones prolongadas, nutrición inadecuada o intolerancias, estrés, etc.

Es en estos casos, cuando se producen las disfunciones miofasciales que interfieren negativamente en la calidad de vida de las personas provocando molestias y/o dolores; para tratarlos entra en juego la terapia miofascial.

Ventajas de la terapia Miofascial

A pesar de que en un primer momento la terapia miofascial puede provocar un aparente empeoramiento inicial de los síntomas, estos desaparecerán a lo largo del tratamiento y este puede ajustarse dependiendo de la intensidad del dolor y las sensaciones de cada paciente.

Terapia miofascial
  • Mantiene en buenas condiciones el sistema fascial
  • Mejora las estructuras de colágeno
  • Reduce las molestias y síntomas dolorosos.
  • Elimina bloqueos en los “puntos de gatillo”.
  • Recupera las propiedades de deslizamiento de la matriz extracelular.
  • Evita la formación de adherencias de tejido.
  • Estimula la circulación de los anticuerpos.
  • Libera histamina beneficiando al suministro de sangre y su transmisión al sistema nervioso.
  • Rehabilita la movilidad de los tejidos.
  • Contribuye a mejorar la postura corporal y dinámica del cuerpo.
  • Estimula la liberación de toxinas acumuladas en el organismo.

Solicitar cita para Terapia Miofascial

    He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad

    ¿Qué es la terapia miofascial?

    Se trata de una técnica de la fisioterapia que consiste en valorar y localizar restricciones y alteraciones en el sistema miofascial para posteriormente tratarlos, generalmente se trata de lesiones o bloqueos que afectan al aparato locomotor.

    Una de técnicas más populares es la “inducción miofascial”, que combina la evaluación y el tratamiento de los movimientos y presiones de todo el sistema fascial; es un método manual donde el terapeuta transfiere una ligera fuerza a los tejidos “diana”, estimulándolos y mejorando así la circulación y la regeneración de los mismos.

    Además de las fascias, se tratan también los “puntos gatillo” con el objetivo de manipular y eliminar por completo el origen de las molestias.

    Nuestro tratamiento de terapia miofascial

    En Fisio Rozas contamos con un equipo de fisioterapeutas multidisciplinar, experimentado en terapia miofascial.

    Garantizamos una atención de calidad personalizada y adaptada a las necesidades de cada paciente, logrando un alto porcentaje de resultados satisfactorios.

    Las posibilidades de tratamiento son muy amplias y los servicios de terapia miofascial que ofrecemos en Madrid están orientados a la rehabilitación de algias vertebrales, disfunciones de origen tendinoso, lesiones deportivas, fibromialgia, alteraciones del sistema nervioso central y periférico, recuperaciones postquirúrgicas, cefaleas, adherencias en cicatrices, trastornos del suelo pélvico, disfunciones circulatorias y/o respiratorias, dolor articular, etc.

    La terapia miofascial permite recuperar las funciones del sistema y aliviar el dolor, gracias a la estimulación de las estructuras de colágeno y a la movilización del sistema linfático.

    En la primera visita a nuestra clínica será necesario conocer el historial de salud del afectado y realizar un examen de fisioterapia completo de forma manual, para detectar todas las zonas de dolor miofascial.

    Se palparán las regiones que el paciente indique como conflictivas y se documentarán en un informe individualizado para posteriormente pautar un tratamiento acorde a sus necesidades.

    En ocasiones, es necesario utilizar técnicas especializadas, como los ultrasonidos (eslastografía), para la detección de los puntos gatillo que no son visibles mediante rayos X o resonancias magnéticas.

    El alcance, la duración y la frecuencia del tratamiento dependerá de la gravedad y sintomatología de la dolencia.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    aceptar
    whatsapp FisioRozas