Punción Seca

Técnica semi-invasiva

La fisioterapia, además de las técnicas manuales, se vale de diferentes recursos para rehabilitar aquellas zonas afectadas sobre las que pretende actuar; uno de esos recursos es la punción seca.

¿Qué es la punción seca?

La punción seca es una técnica semi-invasiva dentro de la fisioterapia que utiliza agujas para tratar el dolor miofascial, contracturas u otras dolencias musculoesqueléticas.

El objetivo es neutralizar los síntomas que producen los “puntos gatillo” y lograr la relajación refleja del músculo.

Se llama punción seca porque en el pinchazo no se introduce ninguna sustancia ni medicamento, simplemente se pincha la zona afectada.

No es una técnica dolorosa, pero sí puede llegar a ser molesta, incluso en los momentos post-punción.

Trabajamos sobre los puntos gatillo

Los puntos gatillo miofasciales son zonas hipersensibles, localizadas en el sistema miofascial (tejido conectivo que envuelve y protege músculos, huesos, órganos, arterias y nervios).

Se producen cuando las fibras musculares se quedan contraídas permanentemente por la liberación de una sustancia llamada acetilcolina que impide la relajación.

Estos puntos presentan mayor tensión que el resto y provocan mucho dolor, sobre todo ante la presión ejercida sobre ellos, pero también con otros movimientos como la distensión, la sobrecarga o la contracción.

También pueden provocar dolor en zonas alejadas de los propios puntos gatillo (dolor referido), alteraciones de la sensibilidad y disfunciones motoras de diversa índole.

Las causas más frecuentes que propician la aparición de puntos gatillo son el estrés, la fatiga muscular, trastornos del sueño, traumatismos físicos o emocionales, mala alimentación, desarreglos endocrinos, etc.

Solicitar tratamiento con punción seca

    He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad

    Punción Seca

    Ventajas de la punción seca

    • Es muy efectiva y los pacientes notan el alivio de los síntomas dolorosos con mucha rapidez.
    • Sirve para tratar patologías crónicas.
    • Llega a músculos y tejidos tan profundos que serían inalcanzables de forma manual.
    • Acelera la recuperación y regeneración de las zonas afectadas.
    • Consigue mejores resultados que otras técnicas en la mayoría de patologías músculo-esqueléticas.

    Aplicaciones de la punción seca

    La punción seca permite tratar muchos tipos de patologías relacionadas con el dolor miofascial como las tendinopatías, dorsalgias, lumbalgias, cervicalgias, artrosis, lesiones en las articulaciones, cefaleas, lesiones musculares, etc.

    No está indicada en pacientes con problemas de coagulación o alérgicos a los metales, en zonas con heridas o cicatrices o en las regiones pélvica y abdominal para mujeres en estado de embarazo, o en aquellas personas que tengan un miedo incontrolable a las agujas.

    ¿En qué consiste la punción seca?

    La punción seca, en inglés llamada “dry needling”, consiste en la introducción de una aguja muy fina dentro del músculo o “punto gatillo”; esta metodología permite llegar a zonas muy profundas, por lo que es muy eficaz en algunos casos donde la manipulación manual es difícil o imposible.

    El procedimiento es similar a la acupuntura, aunque las agujas son de tamaño ligeramente superior, pero la punción seca tiene un fundamento basado en la práctica clínica y en la evidencia para producir una respuesta fisiológica, mientras que la acupuntura proviene de la medicina tradicional china y persigue la liberación de una energía llamada “chi”.

    El tratamiento de la punción seca comienza con la identificación de los puntos gatillo; una vez localizados se introduce una aguja para generar un efecto mecánico.

    La dirección y profundidad del pinchazo es variable y dependerá del diagnóstico y de la respuesta del paciente durante la sesión; el tamaño, ángulo, forma y longitud de la aguja también irá en función de la patología y la ubicación de los nódulos.

    Una vez pinchado el punto, frecuentemente se producen espasmos musculares y el fisioterapeuta puede mover ligeramente la aguja alrededor para provocar más respuestas.

    El paciente experimentará leves contracciones o calambres en la zona, reacciones que pueden llegar a ser molestas dependiendo de su umbral de dolor y del trastorno que padezca.

    El pinchazo sobre el músculo dañado hará que este se relaje y desaparezcan los síntomas de dolor local o irradiado; además, enviará una señal al sistema nervioso central que comenzará con un proceso de regeneración liberando sustancias y nutrientes que contribuyen a una exitosa recuperación de la dolencia.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    aceptar
    whatsapp FisioRozas